Venite a La Paz - Noticias de La Paz Entre Ríos

Mauricio Macri sigue en modo hater, aunque con mala memoria 

«Vergüenza»; «el peor gobierno de la historia de la democracia de nuestro país». Con esos calificativos -y mucho más- el expresidente Mauricio Macri matuvo su modo hater, al criticar al gobierno argentino por recibir a los presidentes de Venezuela y Cuba en la próxima cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Lo hizo, otra vez, vía redes sociales, en una carta en el que consideró que a fin de este año «este gobierno terminará».

En su comunicado -titulado Vergüenza y Esperanza- la persona que está detrás del Facebook de Mauricio Macri apuntó por la llegada de Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel al país. «La inmensa mayoría de los argentinos sentimos vergüenza de que nuestro país se asocie con otros donde hay persecución, tortura, narcoterrorismo, presos políticos y elecciones fraudulentas que se burlan de la democracia», expresó. En particular, sobre Venezuela, en la carta se considera que en el país sudamericano se sufrió «el éxodo más grande de la historia de América Latina».

En esa línea Macri, que sigue en la Patagonia en un viaje que se extiende por más de un mes, calificó tanto a Maduro como Díaz-Canel como «dictadores», y estimó que «su bienvenida no la organizamos nosotros los argentinos, sino un gobierno que languidece en su mediocridad». Al momento de su posteo, varios internautas recordaron que sus críticas al presidente de Cuba radican en su rol de opositor al gobierno nacional, al mencionar un encuentro con el mandatario cubano en 2018, en el que lejos de confrontar, el expresidente argentino elogiaba los avances de la gestión de Díaz Canel.

La cumbre de Macri y Díaz Canel, en 2018. Foto: Casa Rosada

La cumbre de Díaz Canel y Macri tuvo lugar en septiembre de aquel año, en la sede de la ONU en Nueva York. Meses atrás, Marcos Peña -por ese entonces, mano derecha del expresidente- viajaba a La Habana para afianzar relaciones con el país en cual, ahora, Macri considera que se rige por un dictador.

La presencia de estos dos líderes –Díaz Canel y Maduro– y la posible asistencia del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que finalmente no vendrá, generó el rechazo de la oposición que durante toda la semana previa se encargó de provocar un escándalo para tratar de boicotear el encuentro mediante repudios y denuncias. 

Modo hater

Macri aprovechó la carta también para dar su vaticinio sobre las elecciones presidenciales, que incluyeron varios de sus latiguillos repetidos para criticar al gobierno nacional.  «Antes de fin de año este gobierno terminará. Las urnas decidirán tener un gobierno que respetará la ley y las instituciones de la democracia, que protegerá las libertades, que desterrará la agresión mafiosa como metodología, que no presionará a la oposición, a la prensa o los jueces. Nunca más le daremos la bienvenida a los dictadores», expuso.

Pero no genera novedad el modus operandi opositor del unico expresidente que se presentó y no alcanzó una reelección presidencial. Veinticuatro horas antes, en una charla en Bariloche, Macri evitó dar precisiones sobre candidaturas aunque lanzó que “el próximo presidente va a ser del PRO” y se esmeró en disfrazar de virtud la superpoblación de procaces y radicales ambiciosos de cargos al afirmar que Juntos por el Cambio “tiene tantos buenos dirigentes que vamos a tener que organizar una competencia (para dirimir candidaturas), demostrándole a los argentinos que compitiendo se puede ganar”. “Yo estoy, no me fui nunca”, se incluyó en la lista, y aclaró que ocupará “el lugar que piense que mejor voy a aportar”.

A %d blogueros les gusta esto: