Tres de cada diez alumnos más ricos del país no alcanzan el nivel mínimo de lectura

  • Entienden menos los textos que los estudiantes más favorecidos de Chile, Uruguay, Colombia, Perú y México.
  • Cuestionan los métodos de enseñanza.