Rusia mostró a los cuatro acusados del ataque que dejó al menos 137 muertos: declararon ante un tribunal y tres admitieron su culpabilidad

  • Los acusan de terrorismo y enfrentan posibles condenas de cadena perpetua.
  • Vladimir Putin insiste en vincular a Ucrania con la masacre en la sala de conciertos.